A modo de inicio… (Cuando me amé de verdad)

SmileUn nuevo año ha comenzado y está en nosotros dejar que todo siga igual o seguir buscando lo que no pudimos alcanzar en el anterior. No dejemos que las metas y las propuestas de cambio se acumulen en enero. Las metas deberían proponerse todos los días. Levantarse todas las mañanas y ponerse como meta tener un día feliz debería ser lo esencial. Mentalizarse en positivo todas las mañanas es el primer paso para tener un gran día.

Si logramos que el 51 por ciento del día sea un gran día, por insignificante que sea, ya cuenta como positivo. Acumular la mayor cantidad de estos días positivos al año nos ayudará a predisponernos a que cosas buenas nos sucedan. Acumular de estos días nos ayuda a alcanzar nuestras metas y que a fin de año podamos decir que fue un excelente año.

Aunque siempre es costoso quedarse con lo bueno, no sirve de nada evaluar lo negativo de cada año, tendemos a dar vueltas y más vueltas sobre lo malo que nos pasó. Si tratamos que cada día sea un hermoso día lograremos despejar la negatividad y a la hora de la evaluación no habrá lugar para lo malo. Comenzar a quererse cada vez un poquito más es el primer paso para tener un gran día.

Con este año, seguiremos escribiendo en este blog sobre aquello que hace que esta sociedad funcione, sobre aquellas cosas que creemos que son naturales y las aceptamos sin darnos cuenta que puede existir otra razón. Trataremos de llamar la atención sobre aquellas cosas que hacen que nuestro día se desvié y termine siendo uno malo. Como así también trataremos aquellos sentimientos e ideas que nos ayudan a que cada día sea un día mejor.

 

Cuando me amé de verdad

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin

Anuncios

La angustia de la contemplación

Los argentinos somos charlatanes, pero charlatanes en el buen sentido. Nos gusta sentarnos a discutir sobre lo que sea y con quien sea. Siempre tenemos una opinión formada guardada en el bolsillo esperando a salir cuando la persona con la que compartimos un mate nos pregunta: “¿Qué te pareció el aumento del subte?” Y que no nos extrañe si dichas personas viven en Ushuaia y el aumento del pasaje no influye en lo más mínimo en sus rutinas.

Estas situaciones demuestran la gran capacidad de análisis que tenemos de nuestra realidad. Pero si lo vemos desde otro ángulo estas situaciones demuestran nuestra pasividad frente a los problemas. Analizamos desde nuestras sillas, frente al televisor o frente a cualquier oreja que se preste a oír. Al parecer los problemas tienen un raro efecto sobre la mayoría de nosotros: nos gusta contemplarlos, analizarlos, darles vuelta, comentarlos. Sucede con frecuencia que comparamos nuestros problemas con los de los demás y decimos: “Tu problema no es nada… ¡espera que te cuente el mío!”  A este proceso de contemplación e inacción se lo ha dado en llamar “parálisis por análisis”. el aumento del pasaje no influye en lo más mínimo en sus rutinas.

Es que de alguna forma, cuando analizamos tanto, no hacemos nada. Cometemos el error de pensar que este análisis es un sexto sentido que nos previene de posibles errores y que si lo logramos vencer lo que hagamos será más firme. Pero en realidad casi siempre (por no decir siempre) este análisis nos frustra, nos congela y aísla, fracasando de esta manera antes de poder intentar algo. Lo más probable que pase es que otros tomen el lugar que pudimos tener y vivamos arrepentidos de la oportunidad perdida. Se convierte en un círculo vicioso: no podemos aceptar el resultado que nosotros mismos no supimos afrontar y ahora seguimos analizando.

Una fuerza interna nos detiene, no sabemos que es; quizá un viejo trauma olvidado que nuestro subconsciente se encarga de revivir. No sabemos qué hacer ya que analizamos todas las variables buenas y malas. Nos volvemos inseguros de nosotros mismos, nos abruman las posibilidades y por temor no nos arriesgamos.

Siempre podemos pensar: “hoy es el día, hoy voy a lograr la meta que me he propuesto por más mínima que sea”. Pero inmediatamente surge el análisis, llegar a esa meta puede significar que algo cambie para bien en nuestras vidas o por el contrario fracasar puede afectarnos al punto de no querernos levantar al día siguiente. La cabeza funciona a mil por hora, nos cansamos y angustiamos y lo único que queremos es parar con eso. Tomamos la decisión de dejar todo de lado ya que esa meta es la que nos provoca tanto dolor y ya no queremos sufrir más. Nos paralizamos y pensamos, sin quererlo uno se convierte en victima de sus propias decisiones.

Ser analítico es bueno, pero hasta cierto nivel. Ya llevamos tanto tiempo analizando y ni siquiera hemos tomado cartas en el asunto, solo vemos como todo pasa. Los días pasan y cuando por fin estamos decididos algo más nos detiene. Es la falta de valor, el valor necesario para hacer algo diferente que rompa con la monotonía de la rutina, el valor necesario para abrirnos caminos a nuevas experiencias, el valor necesario para enfrentar aquello que nos pesa en la cabeza y no podemos quitar.

Primero nos alentamos pensando “no tengo nada que perder, el que no arriesga no gana” pero inmediatamente analizamos “y si fallo?, prefiero seguir pasando desapercibido a que me tomen por tonto o fracasado”. Finalmente nadie nos echa en cara nada y volvemos tranquilamente al anonimato porque no hemos logrado hacer valer nuestras decisiones. El único que se echa en cara todo es uno mismo, muy dentro nuestro.

Así que: ¿Qué vas a hacer… vas a pasar paralizado todo el tiempo mientras tu sueño se hace viejo contigo. O vas a llegar un punto en donde decidirás renunciar a eso de una vez por todas o finalmente decir que sí lo vas a hacer. De lo que si no quedan dudas es que de tanto analizar te vas a frustrar y al final vas a quedar como una persona que odiará, en pequeña o gran escala, el ver cómo otros pueden realizar sus sueños y vos no. Vas a pasar todo el tiempo llorando por no tener el valor y carácter suficiente para realizar lo que tienes o al menos quieres hacer. ¿Vas a quedarte así?